Esperanza y libertad: la Nueva Canción Latinoamericana

Por Ana Carolina Henriques

Nos siga noNotícias

En medio de un contexto político desfavorable, surge la Nueva Canción Latinoamericana para rescatar la esperanza y reconectar a la gente con sus tradiciones.

Ángel Parra en foto blanco y negro toca la guitarra
Ángel Parra es uno de los más conocidos artistas del movimiento (Foto/Reproducción/Discogs)

Con objetivos comunes, varios países latinos se comprometieron con el crecimiento de esta ola folclórica que quedaría marcada en la historia de la música.

¿Qué fue la Nueva Canción Latinoamericana?

A continuación, comprende más sobre este movimiento cultural que se extendió por América Latina en los años 60 y 70.

Orígenes y objetivos

En 1959, la Revolución Cubana trajo la luz al final del túnel a quienes estaban en contra de los ideales imperialistas de los Estados Unidos.

En la década siguiente, se desarrolló en tierras americanas el movimiento hippie, que iba en contra de los intereses gubernamentales y predicaba la paz, mientras se sucedía la Guerra de Vietnam.

Foto de la joven hippie Jan Rose Kasmir, hecha por Marc Riboud, en una protesta contra la guerra de Vietnam.
Foto de la joven hippie Jan Rose Kasmir, hecha por Marc Riboud, en una protesta contra la guerra de Vietnam (Foto/Reproducción/Phronesis)

Estos estímulos al espíritu revolucionario fueron una inyección de esperanza para las clases menos favorecidas en varios países latinoamericanos.

Durante este período, las naciones latinoamericanas iniciaron un proceso de desarrollo con bases militaristas, que seguían ideologías derechistas y promovían golpes de Estado.

A partir de ahí se generó un escenario de persecución, censura y tortura, que apalancó la creación de un movimiento integracionista, que utilizó el canto político como arma contra la represión.

El movimiento se estableció como una alternativa a la importación de música anglosajona y europea, uniendo este ideal a un sesgo político basado en la denuncia y lucha contra las injusticias sociales.

Los representantes de la Nueva Canción Latinoamericana

Varios países se sumaron a la Nueva Canción, pero cada uno conservó sus propias características. Vea a continuación algunas de las naciones que tuvieron voz en el movimiento y sus representantes destacados.

México

La versión mexicana de la Nueva Canción agregó temas de reclamo social a la música ranchera tradicional y al corrido, que ganaron aún más fuerza e ​​interés popular en este período.

Se considera que el origen del movimiento en México se dio durante la Revolución, ocurrida décadas antes, cuando comenzó la lucha en defensa de los más desfavorecidos y en contra de los paradigmas sociopolíticos impuestos.

Amparo Ochoa fue una de las principales representantes de la corriente artística tradicionalista mexicana, junto a, por ejemplo, Gabino Palomares y Óscar Chávez.

Nacida en 1946, la artista fue una voz joven en la lucha por la justicia social y por la causa de los trabajadores. En el siguiente video, Amparo presenta la canción La Adelita:

Argentina

El Nuevo Cancionero Argentino se originó en 1963, siguiendo al peronismo — un movimiento político basado en los ideales del presidente Juan Domingo Perón.

El movimiento populista era incentivado por el esfuerzo artístico de varios nombres relevantes, como César IsellaAtahualpa Yupanqui y Mercedes Sosa, además de los grupos Los Fronterizos y Los Chalchaleros.

Mercedes es el nombre más conocido de esta lista. Fue una de las cantantes más exitosas de América Latina y ganó notoriedad como la voz de los sin voz.

Nacida en Tucumã, en 1935, La Negra — como le decían — inició su vida artística a los 15 años, cuando ganó un concurso en una radio. Desde entonces, nunca dejó de cantar.

Su contribución a la música folklórica es inestimable y levantó multitudes con sus interpretaciones de Todo CambiaComo la Cigarra y La Maza, por ejemplo.

Chile

Consolidada a fines de la década de 1960, la Nueva Canción Chilena se basó en la búsqueda de los orígenes a través de instrumentos tradicionales y canciones de protesta.

Gran parte de los miembros del movimiento apoyaban a Salvador Allende, quien pertenecía al Partido Socialista y gobernó el país al comienzo de la década de 70.

Un importante nombre vinculado al proceso de concientización de las masas y rescate del folclor fue Violeta Parra. Sus hijos Isabel y Ángel siguieron el mismo camino y se hicieron oír a través del arte.

Patricio Manns y Rolando Alarcón también fueron reconocidos como guías de la Nueva Canción Chilena, y sus contribuciones al llamado Neofolclor son indiscutibles.

Con temas como Bandido y Si Somos Americanos, marcaron su nombre en la historia de la revolución musical latinoamericana.

A continuación, Se Olvidaron de la Patria, de Rolando Alarcón:

Cuba

Entre julio y agosto de 1967 se realizó en La Habana el I Encuentro de la Canción Protesta, que reunió a representantes de la música de diferentes países.

Los invitados fueron artistas comprometidos con causas sociales, quienes expresaban a través de sus voces la necesidad de unir a las clases marginadas y la lucha por la igualdad.

A fines del mismo año, surgió en Cuba la manifestación cultural conocida como Nueva Trova Cubana, basada en los ideales compartidos en el evento de meses antes.

La versión de la Nueva Canción adoptada en la isla fue una de las más exitosas, considerando el alcance y la calidad de las producciones.

Entre los artistas que jugaron roles importantes en el movimiento cubano, se puede destacar algunos nombres como Carlos PueblaVicente Feliú y Silvio Rodríguez.

Silvio sigue como uno de los exponentes de la música cubana, reconocido internacionalmente. Su postura pro revolucionaria ya le ha causado malestar en algunos países, pero los episodios no han hecho cambiar sus ideales.

A continuación, un disco de 1967, año que marcaría el inicio de la Nueva Trova Cubana, con Silvio Rodríguez interpretando La Canción de la Trova:

La Nueva Canción Latinoamericana demuestra que el arte puede ser una forma de protesta y unión para las clases desfavorecidas.

La música y las raíces culturales dieron rumbo a los oprimidos, y el rescate de las tradiciones resultó ser un gran aliado en la lucha contra los regímenes reaccionarios que ganaban fuerza en ese período.

Si tú también quieres usar el arte como medio de protesta, ¿qué te parece mejorar tus habilidades musicales a través de las apps que te brinda Cifra Club?

¡Son herramientas increíbles que seguramente te ayudarán! ¡Así que no pierdas el tiempo y haz tu propia revolución musical!